martes, 24 de marzo de 2009

La vida tiene tantas horas...


Un instante de una intensa vida, un momento que nadie vé, allí donde el ruido no llega, donde sólo está el eco de una melodía. La vida tiene tantas horas así como gotas tiene la lluvia, sólo la virtud del amor nos dá la clave, para reconocer el milagro de un suspiro. Y la flor se convierte de día en el espejo del sol y de noche en espejo de las estrellas. A veces sólo eso basta para deambular por la existencia.