jueves, 26 de marzo de 2009

Las cosas más bellas y sencillas


Las cosas más bellas y sencillas ocurren sin explicación alguna, si tu alma me llama, me encontrará en tu corazón. Eres luz que me alumbra, eres el toque de amor más puro que anida en mi corazón, como esa gota de rocío que cae al atardecer, como esos sutiles colores que nacen en el arcoiris y están viviendo en tus ojos. No puedo quererte menos que yo. Y si alguien me pide que te dibuje con mis dedos, sólo sabría dibujar la belleza de tu alma.