jueves, 20 de agosto de 2009

Entre los pliegues del espíritu


Con su aroma tenue, rodeada de sombra, de silencio, de la quietud de un camino lleno de suspiros, arropada en el manto de la noche con sus notas de flautas, de toques de campanas, se deslizan sus sonoras caricias entre los pliegues del espíritu. El deseo espera, se pasea sigiloso en la estancia del corazón. Sólo existe claridad para quien sabe ver, pasión para quien sabe sentir, amor para quien sabe recibir.