martes, 3 de noviembre de 2009

Con mano de luz, sobre un cielo de luz
















Buscando en los ojos del ocaso bordado de hojas y vivos reflejos, se vive el sueño del aura fragante, mientras el alma vaga errante en torno a la elegancia del sol. Luz escrita con mano de luz, sobre un cielo de luz con su mejor vestimenta. Se acercará con mano trémula la hoja despierta de ensueños, tendrá vacilaciones sin desviar su camino de ruta iluminada. Los pasos del amor son precisos aún si se hacen en penumbra y es preciso inclinarse para dar un beso, con el amor teñido en los labios.