viernes, 10 de diciembre de 2010

En las hojas de la vida



El sol durmiente de encendidos rayos, inunda el viento con su luz resplandeciente y anuncia el paso del día, el paso del tiempo. Se vislumbra en la distancia partida y llegada, saludo y despedida, el hola y el adiós. Ciclos interminables que forman parte de la vida que creamos a cada instante. Una ilusión de proyección lejana anda tejiendo delicias que liberan los sueños prisioneros, esos que al despertar nos permiten saber que ya pasaron las horas, que vienen horas nuevas, cargadas de segundos que quizás sean inolvidables o quizás pasen desapercibidos. Se oculta aquello que se presiente, para dejar que sea el viento quien lo pregone en las hojas de la vida.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

En todos los corazones



De azul se viste el agua después de acariciar el cielo, renace con suave ternura y a lo largo del camino enciende los futuros recuerdos. A su paso florece la tierra en el día que se convierte en mañana, en el año que se convierte en siglo, en el tiempo que se transforma en eternidad. Un abanico multicolor de viento la vuelve música del mundo, aliento de todas las cosas que poseen vida, fuente pura que nos permite vivir descubriendo que el amor es la llave que abre las puertas de la paz y del silencio. Que a su paso se duerman las tormentas en todos los corazones.

martes, 16 de noviembre de 2010

Y a la inversa





Así como la espuma del mar, el amor se disuelve, regresa al lugar donde nació un día, se suspende el tiempo y el corazón al unísono. No es necesario decir cuánto amor se ha entregado, ni menos cuánto ha faltado. Tan solo basta con saber que se ha sido capaz de sentir. Si se está presente o no, es algo muy personal, no se puede recibir lo que nunca se aprendió a dar y a la inversa. Porque el amor es una inversa, es el ir y venir de emociones, sentimientos, afectos y efectos. Que bonito es lo bonito, las olas a merced del viento, la arena y su calmada espera, la espuma como espíritu flotante, el amor estrépito latente.

martes, 2 de noviembre de 2010

Hay tanto en un instante




El cielo azul oculta cuánto camino se ha andado. Hay tanto en un instante!... La luna se mece entre los árboles iluminando con su luz las alas del ocaso. Nada desvía el camino, no hay vacilaciones, el alma se concentra y el pensamiento vaga errante desviándose de todo lo que existe alrededor. En el alba de esta hermosa noche bordada de hojas ni siquiera soy capaz de dejar de escribir, son las letras que fluyen como río de agua fresca en mi mente. No se pueden borrar los inviernos, lo que sí se puede es confiar en algo que está más allá de todo, más allá del pensamiento, más allá de la vida misma. El amor por un instante hace valioso el más elevado pensamiento y más si se vive con grata calma.

viernes, 1 de octubre de 2010

Viviendo el tiempo



Es lindo soñar cuando se sueña despierta, caminar sin que el camino se acabe, en constante movimiento, escuchando el sonido del tiempo que vendrá. El mundo siempre da lo que contiene, se escucha la voz del aire, se puede sentir la calidez de una rosa, el sol que alumbra desde siempre y el de hoy es más resplandeciente aunque es el mismo que vimos ayer. El corazón y su esperanza, la mente y el bien presente, la vida y el ambicioso pensamiento de amor. Caminar por alguien, caminar con alguien se convierte en frases y palabras nuevas, en formas distintas y con distinto estilo. Pasando el tiempo, pasando la vida, viviendo el tiempo, viviendo la vida...

viernes, 24 de septiembre de 2010

Entre el ayer y el mañana


En la serena tarde que al amor invita, las horas van hilando su tejido de sombras, la luz no cede, el sol envía su luz al corazón del universo donde anida la esperanza, mientras el tiempo se queda dormido entre el ayer y el mañana. Instante anhelado y libre donde el alma se suspende envuelta en un nuevo sentimiento, olas van y vienen en la mente absorta de sentidos mientras el cielo se hace aire de suavísima dulzura. El alma posee el deseo, el sueño posee la fantasía, no se deja hoy lo que se anhelaba ayer.

jueves, 2 de septiembre de 2010

En el color de las rosas



Mirada y corazón van al unísono en el amor,  el alma dibuja con su tinte rosa las calles del sentimiento, entre aromas de dulzura embriaga el ser, cubriendo de pasion los matices de una vida. Belleza nueva ante los ojos, ansias de un nuevo sentir, latido tras latido la inquietud y la inefable magia de los sentidos. Confundido el pensamiento, brota del corazón el sentimiento, alma con alma, mirada con mirada, plenitud de placer y encanto, la armonía del amor puede ser escuchada en el color de las rosas.

jueves, 5 de agosto de 2010

Mientras el viento agita el agua




Se rompen las cadenas del destino, el mundo deja de ser lo que es, en otras aguas brilla la luz del amor y a otras tierras el corazón se dirige. El anhelo ambicioso cambia el porvenir. ¿Y para que? Para encontrar unos ojos y un corazón ¿Y porqué? Porque unos ojos y un corazón lleno de dicha es el premio al afán. Cuando el alma prodiga su tesoro, se entienden las voces y el murmullo del agua. Atrás queda mucha gente y se encuentran otras más allá. Otros  horizontes se avizoran, siguiendo a la loca fantasía y al veloz ímpetu del pensamiento. En el remolino de una luna de amor se encuentra un pequeño rayo de sol como tesoro divino, radiante de belleza y juventud. Mientras el viento, agita el agua.

viernes, 9 de julio de 2010

Cuando cambia el paisaje




La delicia asoma en las letras de un día que se inicia como suave hoja elegida, en ese milagro eterno de dulzura y reposo en que se aspira la esencia del despertar de la vida, en la túnica de cielo que se viste de rosa y envuelve la mirada con encantos y anhelos. Entre tanto el destino pone su acento en cada historia, en cada sitio, en cada hora. Sabiduría cautiva de silencios, se desliza sin hacer ruido, se llena de fuerza secreta pregonando brillo y linaje. La ruta del amor es el viento, la maravilla del alba y el desvelo en armonía de los celestes resplandores. Es que cuando cambia el paisaje se amasan eternidades.

sábado, 15 de mayo de 2010

Dejando en el aire un romance



El alma bohemia arranca suspiros y desafía la nostalgia, en todas partes va dejando en el aire un romance. Camina como lámpara encendida, girando en la incontenible rueda de la vida, convocando al amor en una permanente bienvenida. Sin descanso respira en los ríos de amor que transita, en la secreta melodía del tiempo, en el delirio y el rumbo que de su sentir precede, construye puentes en sus interminables pasos. No busca la perfección porque sabe que se pierde en los laberintos del ego, se asienta sobre el calor del corazón en el instante en que el amor se pide, regalando palabras como mansos arroyos llenos de júbilo, donde solo habita la insistencia. En el amor se resigna a la luz, a ese aire que sin descanso respira, a la belleza, al instante, a esa clara presencia que atraviesa el hecho de ser un alma.

jueves, 1 de abril de 2010

Sentir en un instante



¿Que tanto puede decirse sobre las aves?... No lo sé, ni lo sabré. Sólo sé que la sincronía que existe en su vuelo es única. Pueden ser comparadas con el amor, sus alas están llenas de libertad, a pesar de su inocencia, son capaces de atravesar el océano sin mirar atrás, sin temor alguno cruzan a través del horizonte escribiendo instantes. Así puede ser el amor, sólo puede ser conjugado en presente, sin sílabas ni adjetivos, liviano como el aire, tenue como las nubes, brillante como la mirada del sol, profundo como el mar, humilde como los árboles, fuerte como la tierra y por sobre todo libre como las aves. Emprender el vuelo del amor es atreverse a sentir en un instante lo que no se puede vivir en una vida entera.

viernes, 5 de marzo de 2010

No hay más


No hay límites para el amor, todo lo que se crea vá y retorna, se puede entrar a través de los portales infinitos del corazón, vagabundear a través del mundo de los sentimientos ilimitados, hacer que el sol y la luna sean uno sólo, hacernos partícipes de la constancia del Cielo y la Tierra. Quien piensa que puede resistirse a eso, se confunde, se aleja de lo verdadero. Aparta tu mente del mundo y percibe desde el silencio el verdadero sentir, el latir de la vida y del amor. Lo ilimitado vence siempre, no hay más...

domingo, 14 de febrero de 2010

Bendiciones de risueño solaz

 
Es la magia hecha de sol que llena el mundo, bendiciones de risueño solaz, rostro de atardecer nocturnal que brilla con luz dormida, así es éste amor. Este que nos regala el cielo a los ojos sin necesidad de paisaje, nos dá la caricia de la luna en noche oscura, nos dá la confianza y el nombre justo de la vida. Este amor que hace que volvamos la mirada al ocaso para dormirnos queriendo.

viernes, 29 de enero de 2010

Como esa isla distante


Navegar dentro del alma, ver pasar la vida un rato. Recobrar el querer sin esperar cambiar nada, así, todo se transforma en poesía llena de fortaleza, como la ventisca del pensamiento que cubre todo durante el día y al llegar la noche no deja rastro alguno. Me apoyo en mis letras, se van formando palabras llenas de ese sabor que queda en la mente cuando llega la calma. Durante la travesía, escribiré tu nombre imperceptible, como esa isla distante que desaparece, cuando la intentas volver a ver.

domingo, 3 de enero de 2010

Entre tonos de marfil y rosa


La canción de la noche salta en los labios, con su aroma sutil, temblorosa de estrellas y adornada de luz de luna. Plena de amores quietos con caricias de besos fugaces, arropada con un manto de lluvia entre tonos de marfil y rosa. La oscuridad de la luz no puede verse con ojos luminosos, la claridad que existe en las sombras es solo para quien sabe ver.