viernes, 29 de enero de 2010

Como esa isla distante


Navegar dentro del alma, ver pasar la vida un rato. Recobrar el querer sin esperar cambiar nada, así, todo se transforma en poesía llena de fortaleza, como la ventisca del pensamiento que cubre todo durante el día y al llegar la noche no deja rastro alguno. Me apoyo en mis letras, se van formando palabras llenas de ese sabor que queda en la mente cuando llega la calma. Durante la travesía, escribiré tu nombre imperceptible, como esa isla distante que desaparece, cuando la intentas volver a ver.