domingo, 3 de enero de 2010

Entre tonos de marfil y rosa


La canción de la noche salta en los labios, con su aroma sutil, temblorosa de estrellas y adornada de luz de luna. Plena de amores quietos con caricias de besos fugaces, arropada con un manto de lluvia entre tonos de marfil y rosa. La oscuridad de la luz no puede verse con ojos luminosos, la claridad que existe en las sombras es solo para quien sabe ver.