miércoles, 24 de noviembre de 2010

En todos los corazones



De azul se viste el agua después de acariciar el cielo, renace con suave ternura y a lo largo del camino enciende los futuros recuerdos. A su paso florece la tierra en el día que se convierte en mañana, en el año que se convierte en siglo, en el tiempo que se transforma en eternidad. Un abanico multicolor de viento la vuelve música del mundo, aliento de todas las cosas que poseen vida, fuente pura que nos permite vivir descubriendo que el amor es la llave que abre las puertas de la paz y del silencio. Que a su paso se duerman las tormentas en todos los corazones.