jueves, 1 de abril de 2010

Sentir en un instante



¿Que tanto puede decirse sobre las aves?... No lo sé, ni lo sabré. Sólo sé que la sincronía que existe en su vuelo es única. Pueden ser comparadas con el amor, sus alas están llenas de libertad, a pesar de su inocencia, son capaces de atravesar el océano sin mirar atrás, sin temor alguno cruzan a través del horizonte escribiendo instantes. Así puede ser el amor, sólo puede ser conjugado en presente, sin sílabas ni adjetivos, liviano como el aire, tenue como las nubes, brillante como la mirada del sol, profundo como el mar, humilde como los árboles, fuerte como la tierra y por sobre todo libre como las aves. Emprender el vuelo del amor es atreverse a sentir en un instante lo que no se puede vivir en una vida entera.