miércoles, 24 de noviembre de 2010

En todos los corazones



De azul se viste el agua después de acariciar el cielo, renace con suave ternura y a lo largo del camino enciende los futuros recuerdos. A su paso florece la tierra en el día que se convierte en mañana, en el año que se convierte en siglo, en el tiempo que se transforma en eternidad. Un abanico multicolor de viento la vuelve música del mundo, aliento de todas las cosas que poseen vida, fuente pura que nos permite vivir descubriendo que el amor es la llave que abre las puertas de la paz y del silencio. Que a su paso se duerman las tormentas en todos los corazones.

martes, 16 de noviembre de 2010

Y a la inversa





Así como la espuma del mar, el amor se disuelve, regresa al lugar donde nació un día, se suspende el tiempo y el corazón al unísono. No es necesario decir cuánto amor se ha entregado, ni menos cuánto ha faltado. Tan solo basta con saber que se ha sido capaz de sentir. Si se está presente o no, es algo muy personal, no se puede recibir lo que nunca se aprendió a dar y a la inversa. Porque el amor es una inversa, es el ir y venir de emociones, sentimientos, afectos y efectos. Que bonito es lo bonito, las olas a merced del viento, la arena y su calmada espera, la espuma como espíritu flotante, el amor estrépito latente.

martes, 2 de noviembre de 2010

Hay tanto en un instante




El cielo azul oculta cuánto camino se ha andado. Hay tanto en un instante!... La luna se mece entre los árboles iluminando con su luz las alas del ocaso. Nada desvía el camino, no hay vacilaciones, el alma se concentra y el pensamiento vaga errante desviándose de todo lo que existe alrededor. En el alba de esta hermosa noche bordada de hojas ni siquiera soy capaz de dejar de escribir, son las letras que fluyen como río de agua fresca en mi mente. No se pueden borrar los inviernos, lo que sí se puede es confiar en algo que está más allá de todo, más allá del pensamiento, más allá de la vida misma. El amor por un instante hace valioso el más elevado pensamiento y más si se vive con grata calma.