miércoles, 28 de diciembre de 2011

En lo inmutable



Vivir sin reglas es vivir desde la propia conciencia, naturalmente, mirando siempre hacia nuestro ser interno que contiene todas las respuestas, soluciones y caminos a seguir. Buscar nuestro propio espacio, cerrar los ojos y mirar hacia adentro, encontrar el fruto más puro, la flor más bella, el centro de nuestro ser original. La vida es soltura y flexibilidad, la vida es encontrar y conocer nuestros propios límites. El corazón busca el cambio en lo que no cambia, en lo inmutable, disfruta de ese cambio donde nuestra mente no es capaz de encontrarlo. Simplificar la vida, entender y vivir las emociones, buscar las diferencias y encontrar las coincidencias. Lo distinto existe hasta en lo más insignificante.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Lo que habita en el corazón



En el imperio de la razón hemos aprendido a usar el cerebro como la sede de la inteligencia y la conciencia. La conciencia no está alojada en un solo lugar de nuestro cuerpo, porque conciencia es la capacidad de darnos cuenta de como vivimos y al darnos cuenta nos ponemos por encima de las reacciones automáticas que son producto de la conciencia primaria. La verdadera conciencia posee su circuíto en el corazón, de acuerdo a lo que se piensa, se siente y se vive se puede proyectar a lo que nos rodea. No es solo romanticismo lo que habita en el corazón, es una conciencia más desarrollada y armónica que tiene la capacidad de guiarnos sin equivocación alguna. Cualquier equivocación viene del ego pensante que casi siempre nos hace creer que tenemos la razón. Escuchar al corazón es aceptar que podemos transformar y transformarnos en seres sintientes e independientes de nuestras más primitivas limitaciones. Si escuchamos y traducimos con el corazón emerge nuestra verdadera inteligencia.

jueves, 27 de octubre de 2011

Instantes de lucidez


Porque todo lo que es amor es la vida misma. El amor y el universo caminan en una misma dirección. El amor por la vida, por y entre los seres, no puede existir sin una conciencia que lo perciba, es absolutamente necesario abrirse a la unidad donde el dador y el receptor coinciden. Para dar ese pequeño salto al encuentro del verdadero amor es necesario primero hacer contacto con la propia capacidad de dar y recibir, pero además de eso saber prestar atención a los brevísimos instantes de lucidez. El tiempo es un gran secreto, el amor tambien lo es.

martes, 6 de septiembre de 2011

El hilo del destino



Más allá de toda duda razonable, incapaz de romper el hilo del destino, el alma y el corazón tienen la libertad de ir adonde quieren ir, mantienen la vista puesta en los sueños más preciados, inician, continúan y llegan. Aunque el alma es eterna y el corazón fuerte conocen de los límites del tiempo, es por eso que no le dan tregua a la inacción, dejando que su esencia resplandezca. La verdad se abre paso cuando la invitan, la magia abarca todo y al estar alerta, consciente, se puede ver y escuchar más.

sábado, 13 de agosto de 2011

Conquistar lo desconocido


En ocasiones la realidad se escapa detrás de las estrellas y aparece de nuevo al amanecer como una presencia minúscula que abarca todo. En el inevitable silencio sale el sol y con su corona de cristal, vá pintando los hilos de las nubes como musas sin nombre, para que la razón encuentre el camino que descubran los ojos. El mar se hace a veces familiar, a veces totalmente ajeno y a veces dibujamos mapas sobre sus aguas que nos conducen a conquistar lo desconocido. El mundo se detiene por un instante como una muestra de lo que está por llegar pero la ola siempre se aleja cuando intentamos atraparla con las manos.

martes, 28 de junio de 2011

Ese silencio infinito


Hay un tiempo para recorrer, amor para vivir y muchos momentos para compartir. No se puede pensar en el futuro sin que el mundo se mueva, si nos alejamos nada es igual. Los ruidos hacen silencio, las olas no mojan la arena, los caminos no tienen quien los recorra, la música deja de sonar, ni siquiera el sol y la luna quieren entrar por la ventana. El silencio separa cuando no se ha sabido despedirse. Cuando nos alejamos de lo que es, nos alejamos de lo esencial. No sé donde se perdió la oportunidad de encontrarnos, quizás se perdió en la distancia de un silencio. Ese silencio infinito, donde cabe toda una vida.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Por el simple gusto de ver



Percibir el mundo virgen de preguntas, recibir el mundo en los ojos de la imaginación, ojos que no toman pero reciben en el silencio absoluto de la mente.
Mirar la belleza del mundo y caminar, encontrar el camino para llegar al corazón, a esa magia que despierta la emoción de colores nuevos. Ver por el simple gusto de ver, aligerarse para volar, reconocer lo que somos, dejar que el viento susurre. Es hermoso descubrir desde que lugar de nosotros vemos el mundo.


miércoles, 13 de abril de 2011

La mirada desde dentro hacia afuera



Existe un espacio reducido, único, lejano, relajado, distendido, silencioso, secreto, oculto, vacío y a la vez lleno de misterio, donde el alma se convierte en una ventana que conecta al mundo. Allí duermen los secretos, habita quien escribe mil palabras que no pueden ser leídas y si se pronunciaran no serían escuchadas. Ese espacio lleno de recuerdos sonámbulos, donde las luciérnagas se cuelan e iluminan los sentidos, donde se asoman los duendes con su magia y el universo se convierte en juguete de un sueño, es allí donde los secretos nunca despiertan. Los pensamientos se deslizan en el cielo cuando se pinta el color de la noche, se devela lo propio, lo ajeno, la mirada desde dentro hacia afuera, paisajes imposibles cubiertos con nubes de sueños y el viento siempre viene a cerrar las ventanas en las horas sin tiempo, porque más allá de los ojos, no se es indispensable.

viernes, 1 de abril de 2011

Y el viento se queda en las hojas



Los días se van deshojando junto con las páginas del calendario. Los árboles no conocen las palabras y el silencio se queda viviendo en cada una de sus hojas, en la tierra donde se aferran sus raíces y en el agua que un día les dio la vida. ¿Cual será la última hoja en caer? ¿Cuántas hojas caerán hoy de aquellas que un día sin saberlo nos dieron sombra?. Es que cuando los árboles suspiran, se vuelven libres con el viento y el viento se queda en las hojas, guiando sus movimientos.

viernes, 18 de marzo de 2011

Inquieta armonía



El universo reclama el movimiento, las nubes le siguen, se unen para formar una tormenta que permita que se escape la fuerza contenida y se liberen los muros del cielo. La energía se reúne y estalla libre como el peso de una nube que de repente precipita. Luego la transformación, la purificación, el cambio. El silencio le precede y la calma le sigue, así es la naturaleza, inquieta armonía en perfecta sincronía.

jueves, 3 de marzo de 2011

En constante movimiento




La mente está en constante movimiento, el pasado siempre sale al encuentro del presente, es mejor no buscar respuestas a las preguntas que surgen a cada instante porque cuando se rompen estructuras siempre habrá alguna pieza sobrante al intentar armarlas de nuevo. Hay que liberarse de la necesidad de entender todo lo que nos rodea. Es mejor encontrar soluciones y si no las hay pues simplemente seguir adelante. Porque todo tiene su justo lugar a cada instante y siempre es fácil convertir un sueño en realidad por pequeñito que sea.

lunes, 14 de febrero de 2011

No es por azar



El verdadero amor es mucho más que el tiempo y la distancia, es compartir la abundancia y la carencia, la virtud y los defectos, no se dá por azar y cuando se ama realmente se vive en plenitud de sentimientos, se adivinan las necesidades, alegrías y anhelos. Aún así, lo inseparable no es sinónimo de felicidad. Vivir en el amor es la razón y la consecuencia de la vida, la historia de los humanos está llena de ello. El amor no es nada, aunque a la vez lo es todo, uno más uno no siempre es igual a dos. Ese amor eterno, inagotable, invencible, es lo que hace que dos mitades sean inseparables.

viernes, 4 de febrero de 2011

Siglos de luz



Son esos días confidentes, vestidos con su silencio, van pasando mientras la noche toca a su ventana y hace que se abran las horas del tiempo ineludible. El espíritu indolente se encamina a encontrar la visión correcta de la vida, se viste a sí mismo con delgados velos de nubes, justo ahí, en la orilla del mundo visible, donde el sol enciende su fogata vespertina. Quienes conocen el espíritu del viento sienten cuando sopla, aunque no sepan de donde viene ni a donde va. Lujosos instantes, siglos de luz que transforman en sepia los minutos.

martes, 25 de enero de 2011

Donde el tiempo se suelta



Cuando el mar está en calma puede reflejarse la luz, milagro de vida. Se enreda la arena entre las olas, casi con suavidad, ternura y prestigio de profundidad. Con una lección en cada movimiento, en su ir y venir interminable, se hace tenue y reconocible su lenguaje sin distingos entre el horizonte y el cielo. Esa sensación de estar entre dos orillas, viendo armarse las palabras en el aire, esas que no se quedan pero que tampoco saben adonde ir. Habrá un lugar donde esperar, allí donde tiene sentido el tiempo y cambia de ruta, allí en ese lugar donde el tiempo se suelta.

martes, 11 de enero de 2011

El tiempo se detiene, el tiempo continúa



Cuando el tiempo se ofende, el tiempo se detiene. No se puede llenar con multitudes la ausencia. Lo interesante es el momento del regreso, el silencio de la pausa, mientras el corazón siente el caos del azar vacilante y fugaz. Se puede abrazar lo imperfecto y tener la visión de lo desconocido porque al final todo absolutamente todo, es pasajero. Es hermoso soltar y dejar ir, aunque más hermoso es llegar y encontrar. En ocasiones es bueno revisar el desván del alma mientras el tiempo continúa.