lunes, 14 de febrero de 2011

No es por azar



El verdadero amor es mucho más que el tiempo y la distancia, es compartir la abundancia y la carencia, la virtud y los defectos, no se dá por azar y cuando se ama realmente se vive en plenitud de sentimientos, se adivinan las necesidades, alegrías y anhelos. Aún así, lo inseparable no es sinónimo de felicidad. Vivir en el amor es la razón y la consecuencia de la vida, la historia de los humanos está llena de ello. El amor no es nada, aunque a la vez lo es todo, uno más uno no siempre es igual a dos. Ese amor eterno, inagotable, invencible, es lo que hace que dos mitades sean inseparables.