viernes, 1 de abril de 2011

Y el viento se queda en las hojas



Los días se van deshojando junto con las páginas del calendario. Los árboles no conocen las palabras y el silencio se queda viviendo en cada una de sus hojas, en la tierra donde se aferran sus raíces y en el agua que un día les dio la vida. ¿Cual será la última hoja en caer? ¿Cuántas hojas caerán hoy de aquellas que un día sin saberlo nos dieron sombra?. Es que cuando los árboles suspiran, se vuelven libres con el viento y el viento se queda en las hojas, guiando sus movimientos.