martes, 6 de septiembre de 2011

El hilo del destino



Más allá de toda duda razonable, incapaz de romper el hilo del destino, el alma y el corazón tienen la libertad de ir adonde quieren ir, mantienen la vista puesta en los sueños más preciados, inician, continúan y llegan. Aunque el alma es eterna y el corazón fuerte conocen de los límites del tiempo, es por eso que no le dan tregua a la inacción, dejando que su esencia resplandezca. La verdad se abre paso cuando la invitan, la magia abarca todo y al estar alerta, consciente, se puede ver y escuchar más.