miércoles, 29 de febrero de 2012

Como el sol al cielo




Milagros visibles a cada paso, allí a cada instante mostrándose y en ocasiones ni siquiera son percibidos. La mente va del pasado al futuro y viceversa, lejos de todo lo que está alrededor no se puede ver el camino recorrido. Aquí y ahora todo, absolutamente todo está a la disposición, en el único momento real y verdadero, en el caminar consciente la mente también acompaña. La montaña es a la piedra como el agua a la arena, como el sol al cielo, como la respiración a la vida.