miércoles, 31 de julio de 2013

Frente a la ventana



Hay un tiempo frente a la ventana, del cual no podemos disponer. ¿Desde dónde y hacia dónde fluye el tiempo?  ¿Desde dónde no regresa? ¿Que será lo que empuja el transcurrir de los días?... Está todo tan lejano, tan distante... Sobrevaloramos los plazos para ganar tiempo y el reloj siempre se encarga de recordarnos que la impuntualidad existe. En el vaivén del tiempo se van hilando las ausencias, los recuerdos, lo pasado y lo futuro. En cualquier reloj, los segundos se llenan de impaciencia, en los relojes de arena, cada grano se toma su tiempo para caer...